Ayer mi hija lloraba antes de dormir, no quiero ir al cole mamá

Esta emoción despertó en mí la idea de no llevarla, sentía que ella realmente no quería ir. Si fueron tantas horas durante el último tiempo que disfrutamos juntas, caminando por la playa, construyendo castillos de arena, saltando en la piscina, disfrutando de la compañía de la una y la otra. La verdad que yo tampoco quiero llevarla.

Pero entiendo que para los niños y sus padres iniciar la etapa escolar es todo un desafío.
Los cambios de horarios, la llegada de todos los amiguitos, mínimo 20 por clase, su maestra, las pautas y normas nuevas que deberán ir incorporando son parte del proceso de crecimiento.

Como padres acompañar en esta nueva etapa de transición es importante, seguramente más de un “No quiero ir al cole” se escucharan estas semanas, más de un llanto de esos que retumban en las puertas de los coles y nos ponen en un aprietos social vamos a pasar y más de una madre repetirá “si es muy pequeñita o pequeñito”. Y los maestros como una forma consolar nos dirán si “se le pasa enseguida, ya verás cómo estarán jugando”.

El ser conocedor de los procesos de crecimiento de nuestros hijos y repetirnos que para crecer como personas hay que pasar por etapas y nuestros hijos se encuentran en el inicio de una de ellas la escolarización.
Esta etapa requiere el acompañamiento del adulto no sólo en los aspectos pedagógicos que seguramente va ir alcanzando, sino también abrir espacio a las muestras afectivas en relación a este crecimiento. Debemos de estar atentos a las emociones vinculadas a las primeras semanas, no debemos de invalidar las emociones de malestar por sentir que se separa de ti, para El Niño es un hecho real. También  es verdad que encontrará dentro del cole todo un mundo de sorpresas, aventuras, que seguro llegará a disfrutar. Pero aquello necesita su tiempo. Es dejar atrás una etapa donde los únicos vínculos seguros son sus padres, para dar inicio a una nueva etapa más social, todo ello requiere un ajuste emocional, caracterizado por la empatía de los padres y de mucha paciencia y calma. 

Escuche a mi hija, sequé sus lágrimas, la abracé y  cantando una nana se durmió. Hoy como el resto de los días del año sonó el despertador y ella con toda su frescura me dijo: “Nos vamos al cole que soy mayor”.

Evelyn K. Varas

Evelyn K. Varas

Psicóloga y Psicoterapeuta Familiar Sistémica por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)

Mi objetivo: es entregar una visión diferente del problema que trae a las personas a consulta, ampliando sus posibilidades, descubriendo y reconociendo sus fortalezas y entregando una mirada esperanzadora.